Capítulo X – Dos

8 noviembre 2007

Los demás observaban como Cloud saltaba de un lado para otro, esquivando las explosiones de la roca. El atacante de Cloud se movía con total soltura por las ramas de los árboles a toda velocidad, enviándole aquellos cortes invisibles.

Cloud no se perdía detalle del movimiento de aquél extraño. Previó con acierto el siguiente movimiento, así que estiró el brazo hacia allí. Un rayo cayó en la rama en la que se iba a posar su adversario, haciéndole caer sin remedio al vacío. Cloud corrió a su encuentro a toda prisa.

Cuando se hayó a su lado empuñó su espada apuntándole al cuello. Su adversario era una chica. Cuando la muchacha abrió los ojos y vio la espada de Cloud en su cuello dio un golpe en el suelo.

– ¡Jo! Es la primera vez que pierdo – A Cloud le extrañó, pero la chica estaba llorando – No se vale, no sabía que tenías Materia.
– Tú también usas, si no me equivoco – dijo Cloud siguiendo aquella conversación tan peculiar.
– Claro que la uso, soy una descendiente de los ninja de Wu Tai.
– ¿Has dicho Wu Tai? – la cara de Cloud expresaba admiración – Eso explica tu talento. Me has dado problemas, puedes sentirte orgullosa – la cara de la muchacha se iluminó de alegría – ¿Quién eres?
– Soy Yuffie. Soy cazadora de Materia.
– Está bien – Cloud retiró su espada – No te lo tendré en cuenta.

El resto del grupo se acercó a ver qué pasaba.

– No pasa nada chicos – explicó Cloud – He sido atacado por una ladrona de Materia de Wu Tai.
– CAZADORA de Materia – le replicó Yuffie con rintintín.
– Bueno, eso. Dime una cosa, Yuffie, ¿Cómo sabías que saldríamos de la montaña?
– No sois los únicos, he visto salir a mucha gente de ahí hoy y he pensado: “algo se cuece ahí dentro”.
– ¿Mucha gente? ¿Te refieres a Los Turcos?
– Sí, a esos también los vi… pero me llamó más la atención el hombre de la capa negra.
– ¿Cómo has dicho? – Cloud la había cogido del brazo sin darse cuenta – ¿Hacia donde se marchó?
– Eh… no lo sé. Creo que iba hacia el noroeste. Era un tipo muy raro, me dio miedo – Yuffie se estremeció al recordar a Sephiroth. Miraba a Cloud con renovado interés. Se había dado cuenta de que quien le acababa de derrotar era, además de fuerte, muy atractivo.
– No debemos perder más tiempo – Cloud echó a andar y todos le siguieron.

Yuffie se quedó mirándolos un rato. Pensó que un grupo con guerreros como aquél debía tener mucha Materia y al lado de Cloud podría aprender algo sobre el arte de la lucha. Además, Cloud era muy guapo y tenía los ojos azules como le gustaban a ella. Quizá algún día podría volver a Wu Tai de la mano de Cloud y enseñarle a sus amigas lo apuesto que era su novio.

– ¡Eh!¡Esperad!
– No le hagáis caso – masculló Cloud para que no se notara que estaba hablando – y seguid hacia delante como si nada.
– ¡¡¡EEEEEEEEH!!!¿ ;¿¿PUEDO IR CON VOSOTROS??? – echó a correr – Creo que os iría bien tener a una guerrera como yo con vosotros. Os acompañaré, no hace falta que me deis las gracias – Yuffie no podía creer que nadie dijera nada – Tranquilos, ya haremos las presentaciones más… – suspiró – tarde – dijo en voz baja.

Anuncios