Capítulo XXVI – Dos

9 noviembre 2007

Descansados, reconfortados, mudados y aseados; el grupo se dispuso a abandonar Vientofuerte. Se dirigieron a la armería. “Son tiempos difíciles”, dijo Cid. Se encontraron todas sus armas desparramadas por el suelo. Los compartimentos de Materia estaban abiertos y vacíos. Miraron el panorama sin encontrar una explicación. ¿Quién podría haberles saqueado en pleno viaje?

– ¡Mierda! Tenemos a algún Shin Ra infiltrado en la nave – Barret cargó su brazo arma. Por suerte él todavía conservaba su Materia.
– Tonterías. He registrado a mi pequeña de arriba a abajo. Aquí no hay nadie – repuso Cid.

Tifa tuvo una visión fugaz.

– ¿Dónde está Yuffie? – preguntó.
– Emm… no lo sé, hace rato que no la veo – dijo Barret buscando con la mirada.
– La vi como cargaba con un saco a la espalda. Podría ser cualquier otra cosa, no me hagáis caso…
– ¿No fue ella quien propuso ir a Wu-Tai? – intervino inteligentemente Red.
– Cierto – le contestó Cid con una risa nerviosa. Inspiró profundamente tragando todo el humo que pudo. Lo expulsó lentamente por la boca y la nariz – Una niñata me ha tomado el pelo. Estoy viejo.
– ¿Cómo es posible? ¿A caso no éramos amigos? – Tifa no daba crédito.
– Oficialmente es una ladrona de Materia – le explicó Red -. Estaba bajo la tutela de Cloud. Ahora Cloud no está y ella puede volver a su pueblo con toda nuestra Materia y quedar como una heroína.

Vincent salió de la estancia.

– Será mejor que vayamos a por ella – propuso.

Armados e iracundos salieron de Vientofuerte. Los majestuosos edificios de Wu-Tai se alzaban amenazantes. Por norma general, la gente de Wu-Tai eran gente cerrada. Jamás perdonaron a Shin Ra la humillación mundial a la que fue sometido su antiguo imperio. El nombre de Sephiroth sonaba especialmente funesto en aquel lugar, pues participó en la gran guerra. De hecho, fue en aquel entonces cuando Sephiroth destacó como el mejor guerrero del mundo. Por más que explicasen que no tenían nada que ver con Shin Ra, los Wu-Taínos no atenderían a razones. Lo mejor era intentar pasar desapercibidos.

Caminaron por los caminos de piedra junto a un pequeño arroyo lleno de carpas. Las casas estaban construidas con madera pintada de rojo. Los tejados puntiagudos estaban hechos de tejas negras. Las paredes no eran más que grandes puertas correderas. En algunas casas se podía ver el interior. Mesas bajas, cuadros pintados sobre tela, tatamis. Pasaron por un pequeño puente que atravesaba el arroyo.

Entraron en un bar restaurante. No fue a Yuffie a quien se encontraron. Elena, Leno y Ruda estaban sentados a una mesa desgustando un surtido de pescados con verdura. Había una botella de vino caro en la mesa. No llevaban el uniforme. Elena vestía unos tejanos y una camisa anudada que dejaba ver su ombligo. Ruda llevaba un chándal gris y unas deportivas blancas. Leno llevaba una camisa y un pantalón de lino.Elena fue la primera en verlos.

– ¡Eh! – se incorporó y adoptó pose de combate.

Se quedaron paralizados. No estaban preparados para enfrentarse a Los Turcos. Menos aun a tres de ellos juntos. Menos aun sin Cloud. Menos aun sin Materia. Intercambiaron miradas en las que había escrito un mensaje: “fuga”.

– Sientate, Elena – le ordenó Leno – Disculpad. Elena es muy visceral – se limpió la boca con una servilleta -. Por favor, no queremos molestar. Sentaos si queréis.

Se quedaron de piedra. ¿Sería una trampa? Retrocedieron lentamente hacia la salida.

– No pienso trabajar en mis días de vacaciones – comentó Ruda.
– Por supuesto que no. Escasean demasiado como para desperdiciar estos momentos de tranquilidad.

Vincent vio a Yuffie a través de una de las ventanas.

– Acabo de verla – anunció.
– ¡Corramos!

Salieron del local con estrépito.

– No sé como no se cansan – comentó Leno.
– Sí, consiguen estresarme. ¿Me pasas el pan?
– Claro, ten.
– Muchas gracias.
– ¿Me pones un poco más de vino? – dijo Elena posando la copa al lado de Leno.
– Con mucho gusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: