Capítulo VIII – Tres

7 noviembre 2007

Llevaban horas caminando por las montañas del monte Nibel. No había ni rastro de vegetación. El reactor de mako había arrasado con la flora y fauna del lugar. El suelo parecía estar recubierto de ceniza.
Ya podían ver a lo lejos el reactor. No tenía nada que ver con los reactores que rodeaban Midgar, éste era un reactor realmente viejo. Sólo les quedaba cruzar un puente hecho de madera y cuerdas que llevaba a la cima.

– Este puente no me inspira mucha confianza – dijo uno de los soldados de Shin Ra.

El puente se balanceaba de forma peligrosa. Parecía hundirse cada vez más hasta que pasó lo que todos esperaban. El puente se rompió y todos cayeron al vacío. “Pensé que íbamos a morir todos”. El suelo se acercaba a toda velocidad, pero de repente Cloud notó como su cuerpo frenaba. Quedó levitando a unos centímetros. Lo mismo le pasó a Tifa y a otro soldado de Shin Ra. Sephiroth estaba allí con su brazo estirado. Les había salvado la vida. Bajó el brazo y todos cayeron al suelo.

– Debemos seguir.
– Sephiroth, falta gente.
– No quisiera ser cruel pero no tenemos tiempo para buscarles.

Avanzaron casi escalando hacia el reactor. Se metieron por una cueva que mantenía una temperatura agradable en su interior. Los monstruos también debían notarlo, pues estaba llena de horribles criaturas.
No importaba cuantas bestias les asaltaran, Sephiroth las mataba a todas sin apenas dejar de caminar. Podía hacer que un grupo entero de monstruos peludos se convirtiera en ceniza con sólo pensarlo. Una horda de murciélagos gigantes quedó calcinada tras una tormenta de rayos. Sephiroth ni siquiera miraba atrás para asegurarse de que habían muerto. Su dominio sobre los elementos del planeta era total: su Materia era enteramente Maestra.

Salieron de la cueva y se encontraron con un paraje peculiar. La piedra se arremolinaba en un punto y en medio había un cristal verdoso que emitía una luz ténue. Rayos de luz parecían manar de todas partes hacia el cielo. Contrariamente a lo que todos habrían imaginado, había vegetación alrededor de aquello.

– ¡Qué bonito!, ¿Qué es? – preguntó Tifa mientras admiraba aquel extraño fenómeno de la naturaleza.
– Es una fuente natural de mako – explicó Sephiroth – Es muy raro ver Materia en estado puro. Este sitio debe ser realmente rico en mako, por eso construyeron aquí el reactor.
– ¿La Materia se crea del mako? – preguntó Cloud admirando el cristal.
– Un miembro de SOLDADO de primera clase y ni siquiera sabes eso – Cloud se ofendió – El mako es la energía vital de este planeta. Todo el conocimiento de los Ancianos está contenido en él. Cuando se condensa, se transforma en lo que ves: Materia. Quien posee Materia es capaz de usar los conocimientos sobre todos los elementos de este planeta a su voluntad – Sephiroth partió un trozo de aquel cristal – Toma.
– ¿Esto es Materia? No es redonda – Cloud miraba con desconfianza el cristal.
– Es Materia igual. Las que nos proporciona Shin Ra es Materia industrial. Le dan esa forma redonda por pura estética. Coloca ese cristal en una ranura de tu arma, verás como tiene el mismo efecto.

Cloud colocó el pedacito dentro de su arma. El cristal empezó a brillar.

– ¡Es cierto! Ahora podré hacer magia.

Sephiroth rompió a reír. Parecía divertirse con el aprendizaje de Cloud.

– ¿De qué te ríes? – dijo Cloud enfadado.
– Nada, sólo me hace gracia que lo llames “magia”. Alguien me dijo una vez que nunca usara esa palabra para designar algo probado científicamente como el efecto de la Materia.
– ¿Quién fue?
– El profesor Hojo. Es un científico inútil e inexperto que han colocado para que continúe con el trabajo del brillante profesor Gast.
_____

– ¡Hojo! Ese es el tipo de la bata blanca que vimos en el cuartel.
– Sí, Barret. Cállate.
– Como iba diciendo, llegamos al reactor…
_____

– Señorita, usted debe esperar aquí.
– ¿Qué?
– Aquí dentro hay secretos e investigaciones propiedad de Shin Ra S.A. Sólo personal autorizado puede entrar. Tranquila, este soldado cuidará de usted – Sephiroth señaló con la cabeza al soldado de Shin Ra.
– Genial… espero que me cuides bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: